Gramática cognitiva

Esta disciplina nace de la búsqueda de un acercamiento al lenguaje diferente al presentado por otros modelos, especialmente los derivados de la gramática generativa.

Principios básicos

  • La gramática cognitiva Disciplina de investigación dentro de la lingüística cognitiva. Una puntualización que debe hacerse sobre la gramática cognitiva es que «se trata de una gramática de debase semántica que trata de estudiar el uso, el funcionamiento del lenguaje. Tal gramática se entiende como metodológica, no constructiva, y sin una organización parcelar autonomista de sus disciplinas» (Cifuentes Honrubia, 1994: 7). Es una gramática basada en el uso del lenguaje y, por tanto, no se aplica una taxonomía estricta de sus casos. Esto quiere decir que la gramática cognitiva no basa su metodología en combinatoria morfosintáctica de formas que son independientes del significado (y que por tanto no permiten variación), sino que toma en cuenta la intención comunicativa del hablante y organiza sus principios alrededor de la construcción de significados a través de las formas. tiene sus fundamentos en el significado de las formas lingüísticas y su uso
 en la comunicación, por lo que entiende que la forma y el significado son
 conceptos que van disolublemente unidos.
  • Es metodológica, lo cual quiere decir
 que busca unos fundamentos cognitivos comunes en el uso de la lengua.
  • Es una
 gramática basada en el uso del lenguaje y, por tanto, no se aplica una
 taxonomía estricta de sus casos. Esto quiere decir que la gramática cognitiva Disciplina de investigación dentro de la lingüística cognitiva. Una puntualización que debe hacerse sobre la gramática cognitiva es que «se trata de una gramática de debase semántica que trata de estudiar el uso, el funcionamiento del lenguaje. Tal gramática se entiende como metodológica, no constructiva, y sin una organización parcelar autonomista de sus disciplinas» (Cifuentes Honrubia, 1994: 7). Es una gramática basada en el uso del lenguaje y, por tanto, no se aplica una taxonomía estricta de sus casos. Esto quiere decir que la gramática cognitiva no basa su metodología en combinatoria morfosintáctica de formas que son independientes del significado (y que por tanto no permiten variación), sino que toma en cuenta la intención comunicativa del hablante y organiza sus principios alrededor de la construcción de significados a través de las formas. no basa su
 metodología en combinatoria morfosintáctica de formas que son independientes
 del significado (y que por tanto no permiten variación), sino que toma en
 cuenta la intención comunicativa del hablante y organiza sus principios
 alrededor de la construcción de significados a través de las formas.

Ruiz Campillo (2007: 1Ruiz Campillo, J.P. 2007a. El concepto de no-declaracióncomo valor del subjuntivo. Protocolo de instrucción operativa de la selección modal en español. En Actas del programa de formación para profesorado de ELE 2005-2006, Pastor Villalba, C. (Ed.), Instituto Cervantes de Múnich. Disponible en línea[http://www.cervantes-muenchen.de/es/05_lehrerfortb/02.html]. Fecha de consulta: 4 de junio de 2007. & Ruiz Campillo, J.P. (Revista MarcoELE) 2007b. Entrevista a José Plácido Ruiz Campillo: gramática cognitiva y ELE.MarcoELE, n°5. Disponible en línea[http://www.marcoele.com/num/5/index.html]. Fecha de consulta: 28 de marzo de 2008.) explica esta nivelación cuando dice que la gramática cognitiva Disciplina de investigación dentro de la lingüística cognitiva. Una puntualización que debe hacerse sobre la gramática cognitiva es que «se trata de una gramática de debase semántica que trata de estudiar el uso, el funcionamiento del lenguaje. Tal gramática se entiende como metodológica, no constructiva, y sin una organización parcelar autonomista de sus disciplinas» (Cifuentes Honrubia, 1994: 7). Es una gramática basada en el uso del lenguaje y, por tanto, no se aplica una taxonomía estricta de sus casos. Esto quiere decir que la gramática cognitiva no basa su metodología en combinatoria morfosintáctica de formas que son independientes del significado (y que por tanto no permiten variación), sino que toma en cuenta la intención comunicativa del hablante y organiza sus principios alrededor de la construcción de significados a través de las formas. , al contrario que las tradiciones generativistas, es «una reivindicación de la indisolubilidad de forma y significado: la nueva unidad básica no es la forma en sí misma, no es el significado en sí mismo, sino una unidad simbólica en la que forma y significado (significado conceptual) son inseparables». La figura 2 muestra este equilibrio entre forma y significado.


Figura 2: Relación simbólica de equilibrio entre forma y significado

Slobin (1996Slobin, D. 1996. From thought and language to thinking for speaking. En Gumpertz, J. & Levinson, S. C. (Eds.) Rethinking Linguistic Relativity. Ed. CUP, Cambridge. Págs. 70-96.) sostiene que la lengua está gramaticalizada, pues solamente a través de elementos lingüísticos podemos los hablantes de una lengua comunicar nuestra perspectiva sobre una situación.

Conceptos básicos para entender la gramática cognitiva

  • Primer plano: justifica la manera en que un hablante selecciona, ordena y coloca en un orden determinado los hechos cuando relata algo. EJEMPLO: Aunque las siguientes oraciones pudieran parecer iguales en significado, la diferencia estriba en la ordenación del contenido que cada construcción hace: [5] Vamos a la feria con Marina. versus [6] Vamos con Marina a la feria. Ambas oraciones comunican lo mismo: un grupo de personas (nosotros) asiste a un evento (la feria) en la compañía de otra (Marina). Sin embargo, el distinto orden de los elementos del predicado cambia la visión que se tiene de los mismos, y con ello su importancia. En [5], la feria tiene para el hablante una importancia superior a la que tiene Marina, mientras que en [6] es justo el caso contrario: Marina se considera el elemento relevante a comunicar.
  • Metáfora: expresamos ideas y conceptos abstractos por medio de nociones más concretas que conocemos a través de la experiencia. Las metáforas contribuyen a la comprensión de cómo los hablantes entendemos el mundo en el que vivimos, cómo lo procesamos y lo expresamos por medio de relaciones. EJEMPLO: «Llegar» a una conclusión, «construir» conocimiento, «calentar» los ánimos, «depurar» una idea o «alimentar» el amor son todas metáforas verbales a través de las que se usan acciones físicas para expresar conceptos abstractos, como «el desarrollo de ideas hacia una conclusión» para llegar en el primer ejemplo, o «cuidar y mantener una relación como si fuera un ser vivo con necesidades fisiológicas» para alimentar en el último.
  • Prototipo: Las conexiones que se crean entre las redes semánticas se encuentran distribuidas alrededor de un concepto nuclear, el prototipo, que es el concepto más representativo de cada categoría. Los conceptos anteriores ayudan a tener una visión más completa de este proceso de comunicación. Entender la gramática de una lengua extranjera desde este punto de vista significa liberarse de los listados de reglas que asignan formas a los significados y los mismos significados a formas distintas. EJEMPLO: El pino es un concepto más prototípico que la palmera para la categoría de árbol.

Se trata de darle a la instrucción gramatical un papel fundamental en la construcción de conocimiento nuevo y de definirla como «comunicación» por sí misma, y no como la herramienta descriptiva para practicar y eventualmente poder comunicarse: hay que considerar la gramática como medio de expresión, es decir, de «cómo se hace para construir significado». La comparación cognitiva entre lenguas […] ayuda al aprendiente a trasladar conceptos metafóricamente desde su L1 Lengua materna a la L2 Lengua segunda , así como a identificar los que son diferentes, sabiendo que codifican el significado de otra forma nueva. Uno de los grandes objetivos de una gramática pedagógico-cognitiva es el de pertrechar a todo tipo de profesores, alumnos y creadores de materiales con las herramientas necesarias para el desarrollo de actividades que llevar a clase. Hacer a los estudiantes conscientes de la presencia de metáforas en su propio idioma facilita la transición hacia comprender las que se encuentran en la lengua extranjera, así como sus expresiones idiomáticas. En su propuesta para aunar lo cognitivo con lo didáctico, Ruiz Campillo propone un desplazamiento que vaya de la instrucción descriptiva y «categorizada» presente en las aulas, a un estudio que se centre en cómo se generan todos los significados que se atribuyen a una sola forma.


Figura 3: Ley de significado para la selección modal.

El concepto de «declaración» El concepto de «declaración», acuñado por Ruiz Campillo, puede entenderse como la expresión 
de lo que un individuo, desde su punto de vista personal, considera como cierto porque con lo que comunica transmite asimismo y consecuentemente su actitud sobre lo dicho. El contraste al concepto de la declaración (ergo al indicativo) lo marca la «no-declaración» que lleva implícita la morfología del subjuntivo. La no-declaración es, por tanto, la abstención del hablante de afirmar, dar por cierto o implicarse directamente con el hecho del que habla, sin tener por ello que privarse de incluirlo en su discurso. puede entenderse como la expresión de lo que un individuo, desde su punto de vista personal, considera como cierto porque con lo que comunica transmite asimismo y consecuentemente su actitud sobre lo dicho.En palabras del autor:

«Una declaración El concepto de «declaración», acuñado por Ruiz Campillo, puede entenderse como la expresión 
de lo que un individuo, desde su punto de vista personal, considera como cierto porque con lo que comunica transmite asimismo y consecuentemente su actitud sobre lo dicho. El contraste al concepto de la declaración (ergo al indicativo) lo marca la «no-declaración» que lleva implícita la morfología del subjuntivo. La no-declaración es, por tanto, la abstención del hablante de afirmar, dar por cierto o implicarse directamente con el hecho del que habla, sin tener por ello que privarse de incluirlo en su discurso. es la manifestación explícita y efectiva de la visión que un sujeto tiene del mundo representado, mediante la cual el sujeto establece un determinado estado de cosas en este mundo, independientemente del grado de seguridad que el sujeto tenga y exprese sobre ese estado de cosas» (2007: 31Ruiz Campillo, J.P. 2007a. El concepto de no-declaracióncomo valor del subjuntivo. Protocolo de instrucción operativa de la selección modal en español. En Actas del programa de formación para profesorado de ELE 2005-2006, Pastor Villalba, C. (Ed.), Instituto Cervantes de Múnich. Disponible en línea[http://www.cervantes-muenchen.de/es/05_lehrerfortb/02.html]. Fecha de consulta: 4 de junio de 2007. & Ruiz Campillo, J.P. (Revista MarcoELE) 2007b. Entrevista a José Plácido Ruiz Campillo: gramática cognitiva y ELE.MarcoELE, n°5. Disponible en línea[http://www.marcoele.com/num/5/index.html]. Fecha de consulta: 28 de marzo de 2008.).

El contraste al concepto de la declaración El concepto de «declaración», acuñado por Ruiz Campillo, puede entenderse como la expresión 
de lo que un individuo, desde su punto de vista personal, considera como cierto porque con lo que comunica transmite asimismo y consecuentemente su actitud sobre lo dicho. El contraste al concepto de la declaración (ergo al indicativo) lo marca la «no-declaración» que lleva implícita la morfología del subjuntivo. La no-declaración es, por tanto, la abstención del hablante de afirmar, dar por cierto o implicarse directamente con el hecho del que habla, sin tener por ello que privarse de incluirlo en su discurso. (ergo al indicativo) lo marca la «no-declaración» El concepto de «declaración», acuñado por Ruiz Campillo, puede entenderse como la expresión 
de lo que un individuo, desde su punto de vista personal, considera como cierto porque con lo que comunica transmite asimismo y consecuentemente su actitud sobre lo dicho. El contraste al concepto de la declaración (ergo al indicativo) lo marca la «no-declaración» que lleva implícita la morfología del subjuntivo. La no-declaración es, por tanto, la abstención del hablante de afirmar, dar por cierto o implicarse directamente con el hecho del que habla, sin tener por ello que privarse de incluirlo en su discurso. que lleva implícita la morfología del subjuntivo. La no-declaración El concepto de «declaración», acuñado por Ruiz Campillo, puede entenderse como la expresión 
de lo que un individuo, desde su punto de vista personal, considera como cierto porque con lo que comunica transmite asimismo y consecuentemente su actitud sobre lo dicho. El contraste al concepto de la declaración (ergo al indicativo) lo marca la «no-declaración» que lleva implícita la morfología del subjuntivo. La no-declaración es, por tanto, la abstención del hablante de afirmar, dar por cierto o implicarse directamente con el hecho del que habla, sin tener por ello que privarse de incluirlo en su discurso. es, por tanto, la abstención del hablante de afirmar, dar por cierto o implicarse directamente con el hecho del que habla, sin tener por ello que privarse de incluirlo en su discurso.

Dentro de la «no-declaración» El concepto de «declaración», acuñado por Ruiz Campillo, puede entenderse como la expresión 
de lo que un individuo, desde su punto de vista personal, considera como cierto porque con lo que comunica transmite asimismo y consecuentemente su actitud sobre lo dicho. El contraste al concepto de la declaración (ergo al indicativo) lo marca la «no-declaración» que lleva implícita la morfología del subjuntivo. La no-declaración es, por tanto, la abstención del hablante de afirmar, dar por cierto o implicarse directamente con el hecho del que habla, sin tener por ello que privarse de incluirlo en su discurso. pueden incluirse todo tipo de dudas, sentimientos, intenciones, amenazas, propuestas, negaciones, de seos y todos los matices «subjetivos» que clásicamente se le atribuyen al subjuntivo, incluyendo y clarificando aquellos casos en los que el subjuntivo no es subjetivo, sino puramente objetivo y real.


Figura 4: La ley de uso para la selección modal

Con la ley de operatividad para justificar la selección modal se asigna al modo verbal una autonomía desconocida o infravalorada hasta ahora en el aula de ELE Español como lengua extranjera. Se emplea el acrónimo ELE habitualmente entre los profesores, investigadores, productores de materiales y demás especialistas de la enseñanza del español a hablantes nativos de otras lenguas. El creciente interés por el estudio del ELE, con la consecuente demanda de profesores de ELE ha dado lugar a nuevos cursos de formación y reciclaje del profesorado, a nuevas titulaciones y a nuevas líneas de investigación. En 1987 la Universitat de Barcelona funda el primer Máster de Formación de Profesores de Español como Lengua Extranjera. Posteriormente otras universidades españolas y extranjeras siguen la iniciativa, creando programas de postgrado, maestría y doctorado en Didáctica del ELE, Lingüística Aplicada al ELE y especialidades relacionadas (Instituto Cervantes: 2014). : se permite al morfema modal obtener una independencia con respecto a las condiciones léxicas de los verbos de la oración principal, el tipo de conjunción, el sintagma anterior o el tipo de oración. «Decir que la selección del modo es lógica en sentido estricto implicaría, pues, reducir todos esos valores observables en la superficie de sus ocurrencias a un solo valor o significado, a partir del cual sea posible explicar y predecir todos sus usos» (Ruiz Campillo, 2007: 12Ruiz Campillo, J.P. 2007a. El concepto de no-declaracióncomo valor del subjuntivo. Protocolo de instrucción operativa de la selección modal en español. En Actas del programa de formación para profesorado de ELE 2005-2006, Pastor Villalba, C. (Ed.), Instituto Cervantes de Múnich. Disponible en línea[http://www.cervantes-muenchen.de/es/05_lehrerfortb/02.html]. Fecha de consulta: 4 de junio de 2007. & Ruiz Campillo, J.P. (Revista MarcoELE) 2007b. Entrevista a José Plácido Ruiz Campillo: gramática cognitiva y ELE.MarcoELE, n°5. Disponible en línea[http://www.marcoele.com/num/5/index.html]. Fecha de consulta: 28 de marzo de 2008.). Desde este punto de vista, el modo transmite por sí mismo un significado.

Conclusiones sobre gramática cognitiva Disciplina de investigación dentro de la lingüística cognitiva. Una puntualización que debe hacerse sobre la gramática cognitiva es que «se trata de una gramática de debase semántica que trata de estudiar el uso, el funcionamiento del lenguaje. Tal gramática se entiende como metodológica, no constructiva, y sin una organización parcelar autonomista de sus disciplinas» (Cifuentes Honrubia, 1994: 7). Es una gramática basada en el uso del lenguaje y, por tanto, no se aplica una taxonomía estricta de sus casos. Esto quiere decir que la gramática cognitiva no basa su metodología en combinatoria morfosintáctica de formas que son independientes del significado (y que por tanto no permiten variación), sino que toma en cuenta la intención comunicativa del hablante y organiza sus principios alrededor de la construcción de significados a través de las formas. y operativa La gramática operativa es un enfoque gramatical destinado a la enseñanza de formas. Consiste en buscar valores de operación prototípicos que permitan reducir la mayor cantidad de usos posibles de una forma lingüística determinada para manejarlos con un mínimo de estos valores. Así, el aprendiente podrá ser capaz de producir un número ilimitado de enunciados sin tener que aprender cada contexto de uso individualmente. (source: Ruiz Campillo, 2007a y b y 2008)

La gramática cognitiva Disciplina de investigación dentro de la lingüística cognitiva. Una puntualización que debe hacerse sobre la gramática cognitiva es que «se trata de una gramática de debase semántica que trata de estudiar el uso, el funcionamiento del lenguaje. Tal gramática se entiende como metodológica, no constructiva, y sin una organización parcelar autonomista de sus disciplinas» (Cifuentes Honrubia, 1994: 7). Es una gramática basada en el uso del lenguaje y, por tanto, no se aplica una taxonomía estricta de sus casos. Esto quiere decir que la gramática cognitiva no basa su metodología en combinatoria morfosintáctica de formas que son independientes del significado (y que por tanto no permiten variación), sino que toma en cuenta la intención comunicativa del hablante y organiza sus principios alrededor de la construcción de significados a través de las formas. basa su acercamiento al aula de lenguas extranjeras en el propio hablante, pues dependiendo de la percepción del mundo que este tenga, así construirá el discurso que le lleve a exponer esta visión:

«La perspectiva cognitiva sostiene que el lenguaje es parte de un sistema cognitivo que comprende la percepción, las emociones, la categorización, los procesos de abstracción y el razonamiento. Todas estas habilidades cognitivas interactúan con el lenguaje y son influidas por el lenguaje. Así, el estudio del lenguaje, de alguna manera, se convierte en el estudio de la manera en la que expresamos e intercambiamos ideas y pensamientos» (Inchaurralde & Vázquez, 2000: 13Inchaurralde, C. & Vázquez, I. 2000. Una introducción cognitiva al lenguaje y la lingüística.Mira Editores, Zaragoza.).

Desde esta perspectiva, cómo usamos los hablantes la lengua pasa a ser la prioridad de la gramática. No se trata, como hacen las gramáticas actuales, de describir el uso exhaustivamente, sino de entender por qué ocurre y qué es lo que el hablante quiere expresar cuando selecciona una forma lingüística concreta y no otra. Por tanto, aunque en el aula es necesario que el profesor dé a los alumnos las formas necesarias para expresar significados, debe hacerlo sin separar unas de otros. Hay otra forma de entender la gramática modal, donde la lengua está al servicio del hablante y no al revés: el hablante selecciona el modo verbal porque tiene una actitud sobre lo que quiere decir y la marca por medio del indicativo o el subjuntivo. La gramática operativa propuesta por Ruiz Campillo (Ruiz Campillo, 2007a y bRuiz Campillo, J.P. 2007a. El concepto de no-declaracióncomo valor del subjuntivo. Protocolo de instrucción operativa de la selección modal en español. En Actas del programa de formación para profesorado de ELE 2005-2006, Pastor Villalba, C. (Ed.), Instituto Cervantes de Múnich. Disponible en línea[http://www.cervantes-muenchen.de/es/05_lehrerfortb/02.html]. Fecha de consulta: 4 de junio de 2007. & Ruiz Campillo, J.P. (Revista MarcoELE) 2007b. Entrevista a José Plácido Ruiz Campillo: gramática cognitiva y ELE.MarcoELE, n°5. Disponible en línea[http://www.marcoele.com/num/5/index.html]. Fecha de consulta: 28 de marzo de 2008. y 2008Ruiz Campillo, J.P. 2008. El valor central del subjuntivo: ¿informatividad o declaratividad?MarcoELE.Disponible en línea[http://www.marcoele.com/]. ), y según el estudio presentado aquí, ha posibilitado que los estudiantes comprendieran el porqué del modo verbal y ha sido agente directo en los resultados positivos que se han obtenido, lo cual se muestra en las excelentes conexiones de forma y significado que los estudiantes realizaron en las oraciones relativas, temporales y concesivas del estudio.

Con la gramática operativa La gramática operativa es un enfoque gramatical destinado a la enseñanza de formas. Consiste en buscar valores de operación prototípicos que permitan reducir la mayor cantidad de usos posibles de una forma lingüística determinada para manejarlos con un mínimo de estos valores. Así, el aprendiente podrá ser capaz de producir un número ilimitado de enunciados sin tener que aprender cada contexto de uso individualmente. (source: Ruiz Campillo, 2007a y b y 2008) , la selección modal se les explicó a los alumnos por medio de un único valor de operación (declaración/no-declaración El concepto de «declaración», acuñado por Ruiz Campillo, puede entenderse como la expresión 
de lo que un individuo, desde su punto de vista personal, considera como cierto porque con lo que comunica transmite asimismo y consecuentemente su actitud sobre lo dicho. El contraste al concepto de la declaración (ergo al indicativo) lo marca la «no-declaración» que lleva implícita la morfología del subjuntivo. La no-declaración es, por tanto, la abstención del hablante de afirmar, dar por cierto o implicarse directamente con el hecho del que habla, sin tener por ello que privarse de incluirlo en su discurso. ), el cual, gracias a la radialidad cognitiva que relaciona al lenguaje con el pensamiento, fue traspuesto a los tres tipos de estructuras del estudio. Por medio de la aplicación de este valor, los alumnos fueron capaces de practicar su selección modal tal y como podría hacerlo un hablante nativo: con las ideas claras sobre qué forma modal escoger (aunque siempre manteniendo las distancias, pues los nativos seleccionamos el modo de forma intuitiva e inconsciente, mientras que los aprendientes deben aplicar, de manera más o menos consciente, la instrucción gramatical recibida).

Recientemente, al exponer los beneficios que un acercamiento cognitivo a la gramática podría tener sobre el aprendizaje en el aula de lenguas extranjeras, Langacker establecía que «queda por ver si la enseñanza de lenguas se manejará mejor si se guía por las nociones de la lingüística cognitiva» (2008aLangacker, R. W. 2008a. Cognitive Grammar as a Basis for Language Instruction. En Robinson, P. & Ellis, N.C. (Eds.) Handbook of Cognitive Linguistics and Second Language Acquisition. Routledge, Londres. Págs. 66-88.). El estudio conducido aquí confirma que aplicar principios cognitivos a la enseñanza formal de la selección modal es altamente positivo y anima a continuar la investigación con este acercamiento a otras áreas gramaticales complejas.